El siempre vigente «Potro» Abregú, demostró cierto grado de impaciencia, previo al enfrentamiento del próximo 8 de noviembre ante Sadam Alí, en Atlantic City, Estados Unidos.

Sus palabras hablan por si mismas, según lo que comentó en Olé: «Vi a mis hermanos argentinos Marcos Maidana, Lucas Matthysse y Diego Chávez cuando tuvieron sus oportunidades en Estados Unidos. Ahora es mi momento de demostrar al mundo que soy el mejor boxeador de Argentina.

He sido evitado por Manny Pacquiao, Brandon Ríos y Ruslan Provodnikov. Le agradezco a Sadam Alí por tomar esta pelea conmigo». Tras su única caída con Timothy Bradley, en 2010, ganó siete peleas consecutivas y dejó una imagen notable en el boxeo de élite.

Luis Carlos, se prepara combatir frente al invicto estadounidense Alí, como pelea preliminar dentro del esperado cotejo entre Bernard Hopkins y Sergey Kovalev. Para intentar ilusionarse y buscar conseguir un salto mayor de calidad. El tucumano se encuentra al asecho de una chance mundialista en la categoría welter.