Nada mejor que un fin de semana para reflexionar y digerir las cosas. Eso es lo que ha ocurrido este lunes en Wall Street, que ha rebotado de forma notable tras el descalabro del viernes cuando se conoció la caída del paro en EEUU. El Dow Jones se ha anotado un 0,7%, hasta 17.994 puntos, el S&P 500 ha ascendido un 0,4%, hasta 2.079 enteros , y el Nasdaq ha subido un 0,3%, hasta 4.942 puntos.

La bolsa americana se tomó verdaderamente mal la caída de la tasa de paro al 5,5% en febrero, ya que entiende que eso acerca la subida de tipos anunciada ya por la Reserva Federal (Fed). No obstante, hoy las compras han regresado al selectivo una vez que el fin de semana ha servido para calmar los ánimos.

En esta jornada Apple ha vuelto a ser la protagonista del mercado tras conocerse su incorporación al Dow, ya que ha llegado a subir más de un 2% mientras tenía lugar la presentación del esperado Apple Watch, que saldrá a la venta el 24 de abril. Al final el ascenso ha quedado en el 0,7%, ya que parece que el reloj no ha cumplido con las expectativas del mercado y que éste es bastante escéptico acerca del impacto que tendrá el nuevo ‘juguete’ en las cuentas de la tecnológica.

Por su parte, Lumber Liquidator’s sigue en la estacada. Este lunes se ha hundido un 16,1%, lo que eleva el descenso desde finales de febrero al 60%. La empresa, dedicada a instalar suelo de madera en los hogares, fue acusada hace unas semanas de producir sus láminas de madera con un producto cancerígeno llamado formaldehído, lo que ha provocado la estampida inversora.

En el mercado de deuda, el interés del bono USA a diez años ha bajado un 2%, hasta el 2,19%, mientras que el euro se mantiene estable en 1,085 dólares. Por su parte, el crudo West Texas ha ganado un 0,8%, hasta 50 dólares, mientras que el oro se ha quedado plano en 1.666 dólares la onza.