Los cuerpos de 61 personas fueron encontrados perfectamente embalsamados y listos para ser cremados en un viejo crematorio de Acapulco, estado de Guerrero, –mundialmente conocido por ser el escenario de desaparición de los 43 estudiantes- que llevaba más de un año en desuso. Las autoridades fueron alertadas debido a las constantes denuncias de los vecinos por el mal olor.

El hallazgo fue reportado durante esta madrugada. Aunque la Policía local trabaja activamente en el asunto, todavía se desconocen las causas de muerte de los cadáveres y la forma en la que llegaron allí. Según la poca información que se ha dado a conocer, entre las víctimas hay hombres, mujeres y niños.

De acuerdo a la información publicada por el diario El Sur, los cuerpos fueron encontrados cubiertos con cal y envueltos con sábanas, en el interior de un negocio llamado “Cremaciones El Pacífico”. Se estima que el teléfono comercial de esta casa crematoria, ubicada en la carretera Cayacao-Puerto Marqués, llevaba desconectado desde 2009.

Las autoridades de Guerrero informaron que han iniciado una investigación previa “por la posible comisión de los delitos contra el respeto a los cadáveres o restos humanos y contra las normas de inhumación y exhumación; y atentado contra los muertos”. Por su parte, el fiscal de Guerrero, Miguel Ángel Godínez, declaró que se trata de “una clara violación a las leyes de sanidad”.

Guerrero es uno de los estados con más problemas de violencia, según el gobierno federal. En los últimos meses, se han encontrado decenas de fosas con una cantidad de cuerpos no conocida oficialmente. La entidad es zona de disputa de varios grupos vinculados al narcotráfico, como “Los Guerreros Unidos”, “Los Rojos” y “Los Caballeros Templarios”.