El tandilense ganó la final del Challenger italiano ante Jozef Kovalik (204°) por 6-1 y 6-3 tras algo más de una hora, consiguiendo su primer trofeo tras casi un año.

Máximo – quien venía de perder en la primera ronde de Roland Garros – arrastraba solo un triunfo en los últimos dos meses, pero esta vez ganó todos los partidos en sets corridos (en segundo ronda a Guido Andreozzi), justo cuando no defendía puntos, por lo que pasará del puesto 114 al 91, lo que será su mejor posición desde agosto.

Frente al eslovaco tuvo dos aces y una doble falta, pero la diferencia la logró gracias a haber ganado el 79% de puntos que jugó con el primer servicio, mientras que su rival tuvo 41% de efectividad. Fue así que rompió cuatro veces sin dejar pasar oportunidades, además de haber salvado la única que enfrentó.

Este fue su 15° trofeo, y el primero desde Padova once meses atrás, justo después del festejo en Blois (en abril pasado había ganado también en Santos). Es decir que este mes deberá defender 189 puntos sumando también las semifinales en Milan, pero la parte más dura de la temporada será en Kitzbühel, donde el año pasado fue semifinalista.

Hoy también hubo festejo albiceleste en Furth, donde Guillermo Durán y Horacio Zeballos (quien fue semifinalista en singles) vencieron por 6-1 y 6-3 a Renzo Olivo e Iñigo Cervantes.

Machi va a estar la próxima semana en Caltanissetta como quinto cabeza de serie – debutará con el colombiano Nicolás Barrientos (268°) – junto con Guido Pella, Andreozzi y Juan Ignacio Londero. Zeballos, Pedro Cachín, Olivo y Patricio Heras estarán en Moscú. No habrá compatriotas en los ATP de Stuttgart ni ‘s-Hertogenbosch.