El tandilense sufrió el clima, pero fue el único de los tres argentinos que tenían previsto jugar esta tarde en la arcilla austríaca pese a la demora y la interrupción por agua. El resultado fue 6-4 y 6-4 sobre Albert Ramos Viñolas (97º), y su próximo rival será Lukas Rosol (43º).

Este encuentro entre dos jugadores surgidos de la qualy estaba previsto para el mediodía europeo, pero se retrasó un par de horas por el clima. Esto ya ponía los partidos de Juan Mónaco (81º) vs. Jarkko Nieminen (52º) y Diego Schwartzman (100º) vs. Marcel Granollers (28º) para el final del día, pero finalmente esto quedará para mañana por la mañana, y luego los ganadores jugaran los cuartos de final solo horas después.

Máximo, que venía de eliminar a Pablo Carreno Busta (55º) en tres sets, sufrió la primera rotura del partido en el séptimo juego, pero su respuesta fueron seis games en fila que le valieron el set. En el siguiente parcial, que se jugó después de la lluvia, el tandilense necesitó de tres quiebres ya que otros dos había tenido el español.

El número 104 del mundo, que este año ganó tres Challengers, no defiende puntos, por lo que con estos 45 que sumó quedará muy cerca del puesto 95, retornando al Top 100 por primera vez desde 2011 para quien este año solo había jugado Buenos Aires y que el último partido ATP que había ganado había sido en el US Open.

Mañana en el segundo turno de Grandstand se verá con Rosol, el otro que pudo completar su labor del martes al ganarle a Andreas Haider Maurer (113º) por 6-3 y 7-6(4). A la 6hs Pico enfrentará a Nieminen, con quien tiene record de 2-3 pero ganó las dos veces que se vieron en cancha lenta; el ganador jugará después de Machi contra Andreas Seppi (48º) o Pere Riba (103º). A continuación será el turno de Schwartzman, quien por primera vez verá al segundo cabeza de serie, y luego enfrentaría en el último turno del estadio principal a Jiri Vesely (70º) o Dominic Thiem (50º).