El pre candidato a gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, quien semanas atrás era uno de los primordiales aliados de Massa, decidió acordar una alianza con el PRO.

Tras el categórico triunfo en la Capital Federal, Mauricio Macri ambiciona tejer vínculos en el interior del país, con diferentes partidos, que le permitan incrementar su caudal de votos y consolidar al PRO como la principal fuerza a nivel nacional. Esta vez, sin anuncios resonantes ni movidas de prensa, el actual jefe de Gobierno porteño selló un acuerdo con Gerardo Morales, un radical de peso en el norte argentino, que hasta el momento promovía la candidatura de Sergio Massa.

La noticia surge una semana después de que el PRO pactara con el tucumano José Cano, candidato a gobernador en su provincia, que en principio también se alineaba detrás de las filas del Frente Renovador. En aquel encuentro no hubo un convenio formal, aunque sí una conferencia, fotos con dirigentes del macrismo y enérgicas palabras del actual diputado de la UCR, revelando que no apoyaría a Massa en su candidatura a presidente.

La reunión fue convenida ayer en el hotel Altos de la Viña, en San Salvador de Jujuy. Representando al PRO estuvieron los ministros de Educación, Esteban Bullrich, y de Gobierno, Emilio Monzó,  junto al jefe de campaña de Macri en el NOA, Pablo Walter. A Morales, por su parte, lo acompañó el diputado Mario Fiad.

El acuerdo electoral consiste en el armado de colectoras para cargos nacionales y provinciales. Una de las posibilidades es que el radicalismo, el PRO y el Frente Renovador vayan con tres listas separadas, aunque apoyando a Morales como candidato a gobernador. Lo que no fue confirmado por los funcionarios es si Morales podrá ir pegado a la boleta de Massa, decisión que generará controversia, ya que en principio, el acuerdo con el PRO contemplaría que la fórmula jujeña apoye únicamente al candidato presidencial que surja de la interna entre Macri, Ernesto Sanz y Elisa Carrió.

El mayor interés del senador jujeño radicaba en que el PRO bajara como candidato a gobernador a José Antonio Balut, ya que resulta imprescindible para sus aspiraciones que toda la oposición se mantenga alineada y así tener chances concretas de ganarle a Eduardo Fellner, quien logró el apoyo de la dirigente Milagro Sala. Ahora deberán decidir el lugar que ocupará el arquitecto Balut, quien podría encabezar la lista de diputados nacionales, aunque no descartan la posibilidad de que sea compañero de fórmula de Morales.

Si bien el ex candidato del PRO tenía una intención de voto relativamente baja, su participación en los comicios significaba una amenaza para Morales, ya que todo indica que la elección en Jujuy será una contienda pareja, muy disputada, en la que cada punto porcentual será determinante.