Mauricio Macri destacó el trabajo realizado por la ciudad y la Nación para lograr que Buenos Aires sea la sede de los Juegos Olímpicos de la Juventud en 2018, aún cuando «había países que estaban mejor insertados y habían arrancado antes», y ponderó «la importancia de predicar en el país los mismos valores de la competencia deportiva, y dejar de dividir en conversaciones infructuosas».

«Sé que duele esta transición, que no es fácil», admitió Macri.

El mandatario reivindicó su política destinada a «sincerar la economía» e insistió:

«A mí me duelen muchas de estas medidas que tuve que tomar, pero es el camino que nos va a llevar al progreso».

«Vamos a tener un mejor futuro, eso es lo que nos merecemos los argentinos. Somos gente valiosa, que sabemos hacer y sabemos trabajar», aseguró el Presidente, que encabezó un acto junto al jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta en Villa Lugano.

«Teníamos pocas posibilidades, otros países estaban más insertados y habían arrancado antes, pero lo hicimos con amor y profesionalismo, y pudimos demostrar de lo que somos capaces los argentinos», dijo Macri al encabezar el acto en el que se colocó la piedra fundacional de la Villa Olímpica, en el barrio porteño de Villa Soldati, del que participaron el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el presidente del Comité Olímpico Argentino, Gerardo Werthein.

Macri recordó que en julio de 2013, cuando Buenos Aires fue elegida sede de los Juegos Olímpicos de la Juventud de 2018, «en Argentina aún se discutía si podíamos o no generar un cambio en el país».

Según el jefe de Estado, el Comité Olímpico fue una «oportunidad de mostrar que los argentinos» pueden cuando trabajan «en conjunto».

Pero también, dijo, es una oportunidad de destacar la importancia de los valores que se generan a partir de la competencia deportiva, y que son los mismos que se propone su gobierno predicar en el país.

«Estos valores a partir de la competencia deportiva, como respetar las reglas, la amistad, la excelencia, son los valores del deporte, y son los valores que tenemos que predicar en el país, para unir a la Argentina y dejar de dividir en conversaciones infructuosas», consignó.

Reconoció también que «el sinceramiento de la economía duele» y «duele» la «transición», pero remarcó que «es el camino» que llevará a la Argentina «al progreso».

Por su parte, Larreta celebró hoy el inicio de la construcción de la Villa Olímpica en el barrio de Soldati, y destacó el beneficio que traerá a la zona sur de la ciudad de Buenos Aires, con la construcción de viviendas y la generación de trabajo que generará la obra.

«La Villa Olímpica es un proyecto que va en nuestro sueño de desarrollar la zona sur de la ciudad de buenos Aires», dijo Rodríguez Larreta.

Agregó que el objetivo es «integrar la zona sur de la ciudad» y señaló que precisamente la única forma de integrar es llevando trabajo.

Dijo también que es «uno de los proyectos más importantes» que tiene hoy la ciudad de buenos Aires, y recordó que como parte del proyecto se construirán viviendas sociales, que serán utilizadas por los atletas durante su estadía en Argentina, pero luego serán asignadas a familias de la zona.

Rodríguez Larreta también ponderó los valores que promueve el olimpismo, que supone «trabajo en equipo, superación y esfuerzo», los mismos valores, según dijo, que «llevamos a la ciudad y a la nación».