Continúan las medidas del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro en la frontera con Colombia. Anoche anunció que extenderá el estado de excepción a cuatro zonas más que contemplan 10 municipios fronterizos con nuestro país: 7 en el estado Zulia y 3 en Apure.

«He decidido, y quiero informarlo, activar las zonas número 4, 5, 6 y 7 de la Misión Nueva Frontera de Paz», aseguró Maduro, quien argumenta su decisión en que de esta forma combatirá el «paramilitarismo, el contrabando y la delincuencia colombiana» que se ha instalado en su país.

Esta nueva orden del mandatario venezolano, implica el cierre total de la frontera en el estado Zulia que limita con el departamento de La Guajira y del estado Apure, zona limítrofe con el departamento de Arauca. Se estima que esta medida incrementará el éxodo de colombianos desde Venezuela, que deberán usar las trochas arriesgando su vida para retornar al país.

Durante su alocución, el mandatario venezolano se refirió a la visita del presidente Juan Manuel Santos a los habitantes de Paraguachón, donde aprovechó para saludar a los militares venezolanos y anunciar medidas para hacer frente a la crisis humanitaria que viven los connacionales en este corregimiento fronterizo con Venezuela.

“La sensación que hay es que Santos no se quiere reunir, quizás por razones externas de Colombia (…) si es así dígamelo y empezamos a pensar en otra solución”, expresó Maduro a su homólogo colombiano.

Horas antes de esta decisión, se conoció un comunicado de la Cancillería colombiana en el que informaba que tras una reunión de dos delegaciones de ambos países en San Antonio del Táchira, se había acordado crear tres comisiones para abordar la crisis fronteriza que ya va a cumplir un mes.

Los temas tratados fueron la «reunificación familiar, paso escolar transfronterizo y recuperación de enseres» de los colombianos deportados y otros que han huido de ese país por temor a ser capturados o maltratados. Hasta este momento han sido deportados 1.482 colombianos y 20.000 han abandonado Venezuela.