En la segunda ofensiva contra el sector privado en menos de 48 horas, las autoridades venezolanas realizaron hoy una ocupación temporal de las 35 sucursales de la cadena de supermercados Día a Día por considerar que sus propietarios habrían incurrido en una venta irregular de productos, anunció el diputado oficialista Diosdado Cabello.

«Se ha ordenado la ocupación temporal de todos los espacios, de toda la red de supermercados Día a Día en toda la cadena, desde el almacenamiento, distribución, venta», dijo Cabello esta madrugada al canal de televisión estatal durante la toma de uno de los almacenes de la cadena ubicado en la barriada pobre de la Yaguara, al oeste de la capital.

Al explicar las razones de la medida, Cabello indicó que los propietarios incurrieron en «venta irregular de los productos» y mantenían «más de 2500 toneladas de alimentos y de productos» almacenados. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, había anunciado que dos cadenas de tiendas serían ocupadas y detenidos sus directivos y dueños por estar incursos en «una guerra» para desestabilizar su gobierno.

La ocupación de la cadena de supermercados se da después de que las autoridades iniciaron el fin de semana un procedimiento administrativo contra Farmatodo, la mayor cadena de farmacias del país, y citaron a declarar en la sede de la policía política el presidente ejecutivo y seis gerentes del grupo. La cadena de farmacias fue acusada de vender de manera irregular productos y de mantener algunas cajas de venta vacías para propiciar largas finales de compradores.

Venezuela está sumida en una crisis económica, caracterizada por una inflación galopante que superó el año pasado el 64%, problemas severos de escasez y una recesión, que analistas proyectan que se agravará este año por la caída de los precios del petróleo que es la principal fuente de ingresos del país.