En el marco de la cumbre del Partido Socialista Europeo (PSE) que se celebra hoy en Madrid, el secretario general de los socialista españoles, Pedro Sánchez, recibió a sus pares europeos en el Museo del Prado. Entre ellos, un rostro se destaca: la joven y sexy candidata Magdalena Ogorek lidera la esperanza socialista en un país fuertemente dominado por los conservadores.

Hablamos de “el rostro” porque ya la reconocen como la política más sexy de Europa. Hace unas semanas, su nombre salió a la palestra mediática al postularse como candidata por la Alianza de la Izquierda Democrática de Polonia (SLD) para las presidenciales, en las que el gran favorito es el conservador y actual jefe de Estado, Bronislaw Komorowski.

Presentadora de televisión y también modelo, la carrera de Ogorek, de 35 años, en la política se remonta a comienzos de la pasada década. Formada en el Instituto Europeo de Administración Pública de Maastricht, integró la nómina de la Oficina de Integración Europea del presidente polaco entre 2002 y el 2003; y entre el 2004 y el 2005, la del Centro de Información del Gobierno.

La bella política polaca participará en la cumbre de los socialistas europeos donde se abordará, en un contexto de crisis de la socialdemocracia, la política económica y la unidad frente al terrorismo. Pero los flashes ya se sitúan sobre ella. Ogorek cumple con los patrones del prototípico líder socialdemócrata europeo del siglo XXI: joven, sexy y liberal, tanto en lo político como en lo económico.