El proyecto se está desarrollando en Harvard por especialistas que buscan insertar genes de mamut lanudo en el elefante moderno.

La clonación fue, para el hombre, siempre un tema fascinante. Desde aquella vez en que científicos lograron replicar con éxito el ADN de la oveja «Dolly», nos hemos preguntado si es realmente posible crear nuevos individuos a partir de las células de uno.

Si bien la historia con el mamut que se presenta en esta nota no tiene que ver exactamente con eso, todo tiene que ver con todo en cuanto a la ciencia y específicamente, la disciplina de la clonación.

Tras hallar restos de ADN de mamut en las tundras de Siberia, científicos lograron introducirlo con éxito en un elefante asiático, cuyo ancestro más cercano sería el mismo mamut. Los investigadores explicaron que el propósito experimental de dicho proyecto, no es clonar en sí al animal; sino transferir al elefante moderno algunas características que poseía el mamut; cuya existencia se remonta a tres mil setecientos años en el pasado.

Entre aquellas características cabe resaltar: resistencia al frío, pelo lanudo, grueso panículo adiposo, y pequeñas orejas. Si este proyecto desembocara en un  resultado positivo, los investigadores estudiarían la posibilidad de trasladar una población de estos híbridos mamut-elefante moderno, hacia la tundra. Allí, el frío no los afectaría y ayudarían a evitar que el CO2; el cual emana en cantidades colosales desde aquellas zonas, fuera a parar a la atmósfera.

Es de esta manera que, si bien la idea no es crear un mamut lanudo; sería lo más cerca que jamás un ser humano moderno estaría de conocer a un antepasado que sí convivió con nuestro ancestros.