Los Diablos Rojos perdieron 2-1 como visitante por la 16° fecha en la Premier League. No pudo ante un equipo que pelea por la permanencia y se alejó de la punta en la misma semana que quedó fuera de la Champions.

Manchester United tuvo una semana fatal tras caer en fase de grupos por cuarta vez en su historia en Champions League y en la liga local tampoco pudo recuperarse recibiendo un duro golpe un conjunto débil que lo alejó de la lucha.

A los dos minutos de juego el elenco de Eddie Howe iba a sorprender con un tanto magnifico. El media punta Junior Stanislas ejecutó un centro de tiro libre que fue en dirección al arco y se metió olímpicamente ante la estéril reacción del español David De Gea.

La visita no tardó en contestar y en un ataque letal igualó el duelo en el sur de Inglaterra. El holandés Memphis Depay en primera instancia no pudo con el arquero Arthur Boruc pero el rebote le quedó al belga Marouane Fellaini que desde el piso puso el 1-1 parcial.

En la segunda mitad los dirigidos por el holandés Louis Van Gaal salieron dormidos y en el inicio se vieron sorprendidos. Tras una jugada preparada de córner, Matt Ritchie sirvió para el joven noruego Joshua King que sentenció el 2-1.

Así el United (Sergio Romero en el banco) quedó parcialmente cuarto con 29 puntos, a tres del Manchester City y el Leicester, aunque este último con un partido menos. El sábado que viene recibirá a Norwich City.

Por su parte Bournemouth suma 16 unidades y se mantiene fuera de la zona roja, hoy arriba del Chelsea. La semana que viene visitará al West Bromwich Albion el sábado.