El jefe de Gabinete, Marcos Peña , almorzó junto al resto de los trabajadores de la quinta presidencial de Olivos. Un gesto poco habitual en el comedor, que sirve platos sin costo para los empleados.

Peña comió milanesas con ensalada y papas fritas. De postre, una torta de chocolate con dulce de leche. Parece que quedó satisfecho, porque al terminar saludó al cocinero de Olivos, que lleva 14 años trabajando en el lugar, y lo felicitó.

El comedor de Olivos funciona todos los días, al mediodía y a la noche. Al mediodía tiene dos turnos: a las 13 y a las 14; a la noche uno solo, a las 20. Las mesas son para seis personas, y comen más de 90 empleados por día.

56ad22769d003_810_!