La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, anunció el lanzamiento de un plan de obras hídricas. El valor total de las obras se estima en $15 mi millones y se prevé que gran parte de los trabajos estén concluidos en 2018. Para su financiación se usarán fondos del Gobierno nacional, de organismos internacionales y propios de la Provincia.

Según se informó en un comunicado, las obras beneficiarán a unos ocho millones de habitantes. La mayor parte de los trabajos tendrán como objetivo evitar desbordamientos en la cuenca Matanza-Riachuelo y en los ríos Areco, Luján, Quinto, Salado y Reconquista. Entre las obras previstas, se construirán canales, terraplenes, compuertas, exclusas, vertederos, reservorios, estaciones de bombeo. También se instalarán sensores de alerta temprana para monitoreo hidráulico, meteorológico y ambiental.

Como lo hizo a lo largo de la campaña, Vidal destacó que las realización de las obras no será algo inmediato pero aseguró que busca terminar con un flagelo de las inundaciones. «Hacemos lo que hay que hacer: las obras para que el agua no llegue más. No son obras que se van a hacer de un día para el otro, pero ya empezamos. Va a llegar un día en el que ocho millones de personas dejen de inundarse. Esta vez sí va en serio, y se va a poder», sostuvo.

Mercedes, Luján, Pilar, Exaltación de la Cruz, Campana, Escobar, Tigre, San Fernando y San Isidro serán los principales municipios beneficiados. Abarcará una superficie de 3.300 km2 contemplando una inversión de $ 5.100 millones.

El acto se llevó a cabo en la localidad de San Fernando. La gobernadora estuvo acompañada por su vice, Daniel Salvador, el ministro de Infraestructura, Edgardo Cenzón, el intendente local Julio Zamora, y el de Tigre, Luis Andreotti.