La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, aseguró anoche que “la gran mayoría de los empleados públicos cerraron paritarias”, y afirmó que aunque recibió un “Estado quebrado”, el compromiso de su administración es “no dejar en soledad a la gente que la pasa mal”.

“Recibimos una provincia quebrada con un Estado que no podía garantizar sus funciones. Así y todo, logramos el 92 por ciento de los trabajadores de la provincia arreglaron paritarias cuando decían que no íbamos a respetar las negociaciones salariales. Vamos a estar siempre con los que más sufren hasta que puedan vivir un poco mejor”, señaló Vidal en declaraciones al ciclo Intratables que se emite por el canal América TV.

En ese sentido, la gobernadora aseguró que les propuso a los gremios de la salud u judiciales, que aún no llegaron un acuerdo, “un aumento del 17 por ciento por seis meses y volver a hablar en julio”.

“A los trabajadores les decimos la verdad, les ofrecimos un aumento ahora y hablar después en julio, en función de cómo evolucione la inflación. Ojalá les podamos pagar más a los trabajadores y cuando estemos en mejores condiciones lo haremos”, remarcó la mandataria provincial.

Vidal reconoció que deficiente estado en el cual se encentran los hospitales públicos de Buenos Aires, al afirmar que “cualquier persona que los utilice se da cuenta de que están mal”, y prometió poner en condiciones los actuales centros de salud, “antes de poner otros en funcionamiento”.

“Los hospitales no están bien, cualquiera lo sabe. Queremos arreglar los centros asistenciales que tenemos antes de inaugurar otros. El estado estará presente pero de forma eficiente”, remarcó titular del Poder Ejecutivo bonaerense.