Susana Trimarco sostuvo que no pierde la esperanza de encontrarla «como sea», y aseguró: «Si Estelita de Carlotto encontró a su nieto después de 35 años, ¿por qué voy a perder las esperanzas?».

Recordemos que Marita Verón desapareció el 3 abril de 2002, cuando tenía 23 años, y desde ese día Trimarco comenzó su búsqueda y su tarea se transformó en un símbolo de la lucha contra la trata de personas.

Si bien la Corte Suprema de Justicia condenó a los sospechosos de haber secuestrado a la joven, Susana admitió «estoy enojada con la Justicia porque en estos 13 años yo pude luchar y lo sigo haciendo todos los días, pero esta Justicia es tan lenta que no da respuestas».

«¿Cómo puede ser que se demore tanto en dejar firme una sentencia cuando las cosas están tan claras y se permita a estos delincuentes seguir sueltos por las calles cometiendo delitos?», se preguntó.

Recordó que fueron detenidos los hermanos Rubén «La Chancha» Ale y Ángel «Mono» Ale, quienes «se creían dueños de esta provincia (Tucumán) pero ahora les estamos desarmando los negocios sucios y turbios por los que se hacían llamar empresarios».

Los hermanos Ale, a quienes Trimarco siempre vinculó con la desaparición de su hija, fueron detenidos junto a otras cuatro personas en una causa por lavado de activos y están siendo investigados por el juez federal 2 de Tucumán, Fernando Poviña.

La lucha de Susana Trimarco permitió liberar a más de 8.000 mujeres entre el 2007 y el 2014, vinculadas a situaciones de prostitución. Sin embargo el objetivo de encontrar a su hija aun no es alcanzado.