El eslovaco superó al español Daniel Gimeno-Traver por un doble 6-2 en el ATP 250 sobre polvo  de ladrillo marroquí. Así conquistó su primer título en la temporada y el tercero en su carrera tras casi un año de sequía.

Martín Klizan volvió a levantar un título en tierras lentas a base de buen juego y la confianza que tuvo sobre todo con la clara victoria ante Nicolás Almagro en cuartos de final donde sabía que un triunfo le abriría el cuadro.

En el primer set el eslovaco, 41° en el ranking y segundo preclasificado, dominó con autoridad ante Gimeno-Traver (95°), quebrando en dos oportunidades con un alto porcentaje de primeros servicios ganados (79%) e imponerse 6-2.

Al siguiente parcial el español parecía agotado luego de la maratónica victoria en semifinales ante el checo Jiri Vesely y nuevamente su rival quebró rápidamente, mostrándose firme desde el fondo para ganar 6-2 en solo una hora y 15 minutos de partido.

Así el eslovaco zurdo de 25 años dejó el historial 2-0 a su favor y conquistó su tercer título de la carrera, tras San Petersburgo en 2012 y Múnich el año pasado, en el torneo del noroeste marroquí que repartió 439.405 euros en premios.