La organización Internacional de las Migraciones (OIM) alertó sobre el naufragio, la semana pasada, de dos embarcaciones que viajaban con destino a Italia, entre las que se encontraban inmigrantes sirios, palestinos, egipcios y sudaneses, que habían partido el 6 de septiembre desde Egipto con destino a Italia.

Los accidentes se habrían producido en las costas de Libia y de Malta, la primera embarcación en la que viajaban cerca de 500 personas, naufragó  la semana pasada a 300 millas de la costa de Malta, de acuerdo a las investigaciones de la OIM habrían sido los propios traficantes quienes hundieron la embarcación, ya que según los testimonios de dos supervivientes palestinos,  estos delincuentes  les  pidieron que saltaran en medio del mar a otra embarcación más pequeña y precaria, tras la negativa de los sin papeles, habrían volcado la embarcación. Si se comprueba  que los hechos ocurrieron de esta manera sería el peor naufragio de los últimos años.

La segunda embarcación naufragó el fin de semana pasado, cuando una embarcación con 250 inmigrantes africanos de distintas nacionalidades se hundió frente a las costas de Trípoli este domingo y solo 36 personas han sido rescatadas con vida hasta el momento. Con esta segunda tragedia, serían 700 los inmigrantes fallecidos en los últimos días, dijo la OIM.

Finalmente, la organización hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que trabaje con el objetivo de frenar a estos criminales, que deben ser perseguidos e identificados, así como también afirmó que la única manera de desmantelar estas organizaciones es comenzar a abrir canales legales que favorezcan la entrada en Europa de estas personas que huyen de sus países en busca de protección.

Andrea Imbachi