Más de un millón de contribuyentes bonaerenses adhirieron al plan de regularización de deudas con el fisco entre enero y mayo último, informó hoy la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA).

El director de la Agencia de Recaudación, Gastón Fossati, explicó que «el plan instrumentado generó repercusión positiva en la gente y permitió a miles de bonaerenses componer su situación fiscal».

Según las precisiones de ARBA, 1.042.753 contribuyentes de la provincia que tenían deudas impositivas adhirieron al Plan Único y Permanente de Pagos y ordenaron su situación con el fisco entre enero y mayo.

Los deudores aprovecharon los beneficios del programa, que incluía un sistema de bonificaciones que iban reduciéndose en forma mensual hasta su eliminación definitiva a partir de junio, y regularizaron más de 5.300 millones de pesos en concepto de distintos impuestos provinciales.

Fossati destacó que el hecho de haber incorporado beneficios decrecientes motivó a quienes tenían verdadera voluntad de ponerse al día para que regularizaran su deuda antes del final de las bonificaciones.

«El programa fue muy importante porque nos posibilitó recuperar recursos que la Provincia necesita para mejorar la calidad de vida de todos los vecinos», dijo el funcionario provincial en un comunicado de prensa.

Fossati subrayó que el Plan Único y Permanente de Pagos continúa vigente, pero ya sin bonificaciones ni descuentos, de manera que los contribuyentes que precisen regularizar deudas en cuotas podrán hacerlo abonando los correspondientes intereses.