En un escenario de conflicto, el país de Maduro vuelve a ser noticia: un estudiante de secundaria murió hace unas horas de un balazo en la cabeza durante una manifestación en la región venezolana de Táchira, donde el año pasado se iniciaron las protestas contra el gobierno, según lo confirmaron las autoridades.

La ministra del Interior, Carmen Meléndez, informó la muerte del joven que aparentemente se encontraba en medio de una protesta en la ciudad de San Cristóbal que fue sofocada por la policía. Meléndez aseguró que la policía logró detener a una persona que fue puesta a la orden de la fiscalía general.

El joven fue identificado como Kliverth Roa, de 14 años. Según dijo a la prensa el concejal opositor José Vicente García, presidente de la comisión de derechos humanos del Consejo Municipal de San Cristóbal, el estudiante recibió un impacto de metralleta en medio de la manifestación callejera y falleció camino al hospital.

El Ministerio Público informó que designó a dos fiscales para investigar los hechos a fin de determinar las responsabilidades penales. Por otra parte, grupos defensores de los derechos humanos dijeron que 17 personas fueron detenidas en la protesta en las cercanías de la Universidad Católica del Táchira (Ucat).

Las protestas se reavivaron en la región al cumplirse el 12 de febrero un año de las manifestaciones contra el gobierno que dejaron 43 muertos y cientos de heridos. El dirigente opositor Leopoldo López, -preso en la cárcel militar de Ramo Verde, en la ciudad vecina de Los Teques- está encausado por instigar las protestas.