La conclusión de uno de los proyectos que presentó la Universidad de Salvador Mazza de Mendoza fue que el consumo de mate ayuda al control lipídico y a combatir el colesterol malo.

«En el estudio anterior vimos que las personas que consumían mate no modificaban sus pesos; es decir, que solo con eso no alcanzaba».

Desde distintos puntos del país, científicos aportaron diferentes estudios que avalan que el consumo de mate ayuda a prevenir enfermedades metabólicas o degenerativas, diabetes tipo 2 y que sirve como antioxidante. Fueron precisamente esos datos los que incentivaron a la doctora Sposetti. Ese fue nuestro punto de partida?, recordó. No obstante, existen ahora fundamentos científicos que respaldan que el hecho de tomar mate hace bien a la salud.

«El mate es tan nuestro que desde el mundo científico recién ahora estamos comprobando lo que nuestros ancestros comprobaron empíricamente?, sostuvo el decano de la Facultad de Medicina de la UNNE, Gerardo Omar Larroza, quien hizo de anfitrión y participó del acto de apertura de la jornada».