Mauricio Macri, afirmó que “fue todo muy triste” lo ocurrido en el último Superclásico en La Bombonera.

“Sentí dolor, tristeza, impotencia. Trabajé muchos años como dirigente deportivo para lograr que nuestro club tenga una imagen internacional, de respeto, de reconocimiento, para que el fútbol argentino evolucione. Y por todo lo que se vivió a partir de este acto violento, esperemos que la Justicia informe, en tiempo y forma, qué es lo que pasó”, sostuvo Macri.

Asimismo, confesó que sintió cierto “alivio” al escuchar los dichos posteriores tanto del actual presidente de Boca, Daniel Angelici, como los del entrenador del equipo, Rodolfo Arruabarrena, ya que expresaron a su entender “humildad y sensatez”.

No obstante, admitió que “nadie se salva de todo lo que se vivió durante esas tres horas”.