El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, abrió hoy el período de sesiones ordinarias en la Legislatura capitalina haciendo un repaso sobre las medidas desarrolladas por su gestión y los desafíos pendientes, y se refirió a su proyección política para las elecciones presidenciales de octubre asegurando que “estamos listos para nuevos y más grandes desafíos”.

Durante el discurso inaugural de lo que será el último período de sesiones legislativas por parte del alcalde local, tras ocho años de mandato al frente del Ejecutivo, Macri agradeció a sus funcionarios, miembros del parlamento local y a los vecinos porteño “darme la oportunidad de gobernar estos años”.

“No siempre las cosas nos salieron como pensamos, no fue fácil” reconoció el jefe de Gobierno y señaló que “las buenas intenciones no alcanza para transformar” y reclamó un “Estado al servicio de la gente”.

Durante el discurso que se extendió durante media hora, el mandatario porteño recordó la creación de la unidad de evaluación de educativa y anunció que en estos días comenzó la mudanza del Gobierno de la Ciudad al barrio porteño de Parque Patricios.

En otro orden, Macri aseguró que “hay un ciclo que está terminando y otro por comenzar” y admitió que “durante los primeros años no siempre nos salieron las cosas como pensamos”.

Hacia el cierre de su discurso inaugural del período de sesiones legislativas también habló del cierre de una etapa con “una democracia viva que crece, con mucha paz y tranquilidad”, al tiempo que, apuntando a su candidatura presidencial, indicó que “estamos listos para nuevos desafíos y más grandes desafíos”.

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, reclamó que el «Estado esté al servicio de la gente y no al servicio de la política».

«Hay que terminar con las políticas que empiezan y terminan con cada gestión» y «pensar en la gente y no en nosotros», reclamó el jefe comunal al hablar ante la Legislatura porteña.

En ese marco, Macri aseguró que su gestión deja «planes concretos para que puedan ser impulsados» por quien lo suceda en el cargo: «Queda el Plan Estratégico 2030 a disposición de quien ocupe este lugar».

Macri también afirmó que «las buenas intenciones no alcanzan para gobernar» y planteó que «hace falta compromiso, aprendizaje, coraje y humildad».

«Gobernar es decir la verdad, un gobierno que no está atento a lo que piden los demás, mal puede transformar. Cuando cerramos el oído, también cerramos el corazón», subrayó el funcionario.