Según publica el diario El Mundo de España, la Audiencia de Barcelona considera que no comparte la «doctrina jurisprudencial que afirma que la actitud de quien se mantiene en una situación de ‘no querer saber’, integra la denominada ‘ignorancia deliberada’, que permite la imputación subjetiva de la conducta».

Por eso, la Audicencia cree que Messi conocía que se estaba cometiendo el presunto fraude cuando autorizó sus contratos de cesión de los derechos de imagen y rechaza el argumento de los Messi que desde un principio intentaron apartar de la causa al futbolista.

El juez considera que Jorge y Leo Messi dejaron de pagar a Hacienda las cantidades de 1.064.626,62 euros respecto del ejercicio de 2007, 1.584.601,09 euros en 2008 y 1.536.775,41 euros en 2009 en relación con los ingresos del futbolista por la explotación y gestión de sus derechos de imagen. Para ello se emplearon sociedades ficticias y de nula actividad domiciliadas en Uruguay, Belice, Suiza y Reino Unido.