De acuerdo a la Comisión Económica para América Latina (CEPAL),  México se ha convertido en el único país de la región donde el salario mínimo no crece nunca, violando de esta manera los derechos constitucionales de los habitantes del país.

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, indica en el tercer informe “Pactos para la Igualdad: Hacia un futuro sostenible” creado por la CEPAL, que hay un porcentaje muy grande de mexicanos que no tiene acceso a un salario mínimo digno que le permita cubrir al menos las necesidades básicas de la  familia, denunciando que el Pacto por México «no fue por la igualdad: México es el único país de América Latina donde el salario mínimo no ha subido, por el contrario, perdió su capacidad de compra», en México, el salario mínimo promedio se sitúa en 67.29 pesos diarios (unos cinco dólares).

Por su parte, el rector de la UNAM, José Narro Robles, llamó a tomar medidas concretas para combatir la desigualdad, en los últimos 14 años México destinó millones de pesos para programas de combate a la pobreza, pero no ha obtenido resultados, «Tenemos que entrar a fondo en el asunto, ver qué hemos hecho mal, pero no para encontrar culpables, sino soluciones».

En general, México posee todas los requisitos y características políticas, sociales, económicas y culturales para convertirse en una potencia mundial, pero es incapaz de generar desarrollo para su mercado interno debido a una serie de factores como la falta de tecnologías e infraestructuras eficientes y avaladas por todos los sectores de la economía nacional y el hecho de que las autoridades se hayan centrado en realizar reformas energéticas y en comunicaciones haciendo caso omiso a las reformas educativa, laboral y financiera.