Presuntos sicarios del narcotráfico detenidos declararon que asesinaron a más de 40 estudiantes mexicanos desaparecidos e incineraron sus restos en un crimen que conmocionó al país, informó este viernes la fiscalía general.

Tres de los detenidos, en apariencia integrantes del grupo narco «Guerreros Unidos», dijeron que los estudiantes fueron asesinados después de que policías corruptos se los entregaron en la ciudad de Iguala.

Sus cadáveres fueron después quemados, se metieron los restos en bolsas y fueron arrojados en un río cercano, explicó el fiscal general mexicano, Jesús Murillo Karam, a la prensa