Una curiosa protesta tuvo lugar en Córdoba mientras se realizaba un desfile de Ricky Sarkany en un Shopping de la ciudad.

El hecho ocurrió en la última pasada del desfile, cuando el propio Ricky se encontraba en la pasarela junto a su hija Sofía y la modelo Oriana Sabatini.

De improviso, irrumpieron dos mujeres con el torso desnudo y carteles que exclamaban:“No somos objetos”, y pintadas contra las “mujeres estereotipadas”.

Las jovenes tenían inscriptas en el cuerpo varias leyendas como “Mi cuerpo no está mal, tu moda sí”, “cuerpos más sanos”, “Ana” y “Mía”, con que se identifican la anorexia y la bulimia; y “Pussy Riot”, nombre del grupo feminista ruso.

Las mujeres le gritaban consignas al diseñador como: “Nuestros cuerpos son normales, los de tus modelos no”.

Durante el tiempo que duró la presencia de las mujeres sobre el escenario se vivieron momentos de tensión, ante un público atónito, y por momentos se temió por la seguridad de Sarkany y las modelos, pero la propuesta se disipó rápidamente.

Sarkany aplaudió a las jóvenes, y las modelos ubicadas en la pasarela hicieron lo mismo. Tras el desfile, el diseñador evitó hacer mención al tema.