Michelle Bachelet, anunció sorpresivamente que en setiembre se iniciará el proceso para redactar una nueva Constitución que acabe con la heredada por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

«Quiero anunciar que en septiembre, mes de Chile, daremos inicio al Proceso Constituyente abierto a la ciudadanía, a través de diálogos, debates, consultas y cabildos, que deberá desembocar en la Nueva Carta Fundamental, plenamente democrática y ciudadana», dijo Bachelet en una cadena nacional de radio y televisión.

Bachelet sorprendió con esta nueva iniciativa, en el marco del anuncio de una serie de medidas para transparentar el ejercicio de la política y su financiamiento, reseñó AFP.

La mandataria socialista tenía contemplado dentro de su programa de gobierno un cambio a la Constitución que en 1980 redactó la dictadura de Pinochet, pero hasta ahora no había dado luces del inicio de los debates y la formas en que éstos se llevarían a cabo.

La nueva Constitución debería luego ser refrendada en el Congreso, donde el oficialismo tiene mayoría, pero se requieren altos quorums para aprobar las modificaciones.

Aprobada en un cuestionado plebiscito, la Constitución de Pinochet ha sufrido algunas modificaciones en estos 25 años de democracia,pero hasta ahora no se había planteado ninguna iniciativa para erradicarla completamente.