La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, ha promulgado este viernes una ley que reforma el sistema impositivo del país, que principalmente sube los tributos de las grandes empresas en forma gradual de un 20% a un 27%, una de las reformas clave de su mandato. A través de esta modificación, se pretende recaudar unos 6.500 millones de euros adicionales para asegurar la financiación de los gastos comprometidos en el programa de Gobierno, esencialmente para mejorar la calidad de la educación pública y garantizar su gratuidad en todos sus niveles.

Tras firmar la nueva ley, la presidenta Bachelet señaló que sus objetivos son mejorar la distribución del ingreso; crear nuevos incentivos a la inversión y el ahorro; así como disminuir la evasión y la elusión impositiva. «Estamos cumpliendo un compromiso de campaña que hice ante cada ciudadano, que la agenda de este Gobierno estaría es disminuir las injustas brechas que separan a nuestros compatriotas y que dificultan nuestro crecimiento, nuestra competitividad y la inserción en el mundo de nuestro proyecto social», afirmó Bachelet.

«Este es un día histórico, porque la reforma tributaria que estamos promulgando hoy es un instrumento poderoso que dará a Chile más y mejores oportunidades de desarrollo, con inclusión», agregó.