Michelle Obama destacó la lucha contra la violencia de género y la campaña «Ni una menos» que movilizó a cientos de personas en el país en contra de los femicidios y resaltó que esa campaña se haya iniciado a partir de un tuit escrito por la periodista Marcela Ojeda, que se «indignó» por lo que estaba ocurriendo y «envió la frase ‘nos están matando'» a través de la red social, que sirvió de puntapié para la masividad de la movilización.

En su primera actividad oficial en el país, la esposa del presidente estadounidense encabezó este mediodía una charla junto a la primera dama argentina, Juliana Awada, ante unas 400 estudiantes de colegios públicos y privados, en el Centro Metropolitano de Diseño, del barrio porteño de Barracas.

La actividad que eligió Michelle Obama para transmitir su mensaje tuvo como objetivo difundir su programa «Dejemos que las niñas aprendan», que impulsa junto a su marido en todo el mundo y que ha contado con la participación de numerosos famosos como Leonardo Di Caprio o Beyoncé, con el fin de erradicar la deserción escolar de las menores.

«Queremos que las niñas de todo el mundo se sumen y entiendan que todas tienen algo para dar y todas pueden ser líderes», destacó Michelle, e invitó a las jóvenes que seguían su discurso a «seguir los ejemplos de todas las mujeres valientes e inteligentes que las han precedido».

En ese sentido, mencionó que Argentina tuvo «una presidenta hasta hace poco (en alusión a Cristina Fernández de Kirchner), tiene ahora una vicepresidenta (Gabriela Michetti), algo que -recalcó- en nuestro país no sucedió, y tiene también una gobernadora en Buenos Aires».

Michelle Obama dedicó un párrafo especial a la mandataria bonaerense María Eugenia Vidal al señalar que «cuando decidió que iba a presentarse (como candidata a la primera magistratura de la provincia) se hicieron comentarios sexistas y sin embargo ella dijo: – ‘sé quien soy´, y obtuvo la gobernación».

La primera dama también elogió a la dirigente Margarita Barrientos, encargada del comedor Los Piletones, que da alimento a numerosos niños de condición humilde y de buen vínculo con el presidente Mauricio Macri.

Cuando se refirió a la periodista, movilera de radio Continental, sostuvo que fue «una mujer valiente que decidió plantarse fuerte y hacerse oír».

La primera dama estadounidense repasó sus comienzos como estudiante y el esfuerzo para concluir su carrera de abogacía, e instó al auditorio a preguntarse de qué manera se harán oír, de qué manera «solucionarán injusticias» y de qué forma superarán «los obstáculos y las dificultades» para «ser libres» y ocupar lugares preponderantes en la vida del país.

De vestido azul con estampado, Michelle Obama subió al atril del auditorio del Centro Metropolitano de Diseño, previa presentación de la primera dama argentina, Juliana Awada, quien contó que se había sentido «inspirada» por la esposa de Obama durante una charla que mantuvieron minutos antes del acto.

«Cuando una elige acompañar a su marido no estudió para ser primera dama», bromeó Awada, y consideró que Michelle «es un ejemplo de esfuerzo y dedicación».

Awada, de traje claro, animó también a las jóvenes estudiantes a no abandonar sus estudios, precisó que en Argentina hay 180 mil adolescentes de entre 14 y 18 años que abandonan la secundaria y sostuvo que estos números «duelen» ya que «detrás de esos números hay una mujer que no pudo cumplir sus sueños».