Una delegación formada por ejecutivos de más de 120 empresas de distintos sectores productivos, encabezada por la ministra de Industria, Debora Giorgi, arribó hoy a Moscú con el objeto de ampliar los intercambios comerciales entre ambos países.

Se trata de una misión comercial que busca incrementar las exportaciones argentinas a ese país, con un potencial estimado en 5000 mil millones de dólares. Los empresarios que integran la comitiva mantendrán negociaciones con sus pares rusos para intentar cerrar acuerdos en materia de alimentos, maquinaria agrícola y productos farmacéuticos.

Según información del Ministerio de Industria, los sectores intervinientes “están desarrollando fuertes planes de inversión para los próximos tres años y en los que la Argentina se muestra como altamente competitiva para capitalizar las oportunidades que presenta el mercado ruso”.

En agosto pasado, el presidente ruso Vladimir Putin resolvió frenar las importaciones de productos primarios provenientes de países integrantes de la Unión Europea que le hayan aplicado sanciones o de países que las hayan apoyado. Esto se da en el marco del conflicto separatista ucraniano, en el que Rusia ha jugado un papel activo desde su inicio para defender sus intereses en la región.

Rusia tiene un potencial de importación de alimentos y materias primas de origen agropecuario de 48 mil millones de dólares, de los cuales 9500 se ven comprometidos por la decisión de Putin. Según un informe de la consultora Bloomberg, publicado por iECO, el suplemento económico del diario Clarín, además de los países de la Unión Europea, se ven afectados por la medida Estados Unidos, Cánada, Australia y Noruega.

Así, Argentina busca capitalizar su potencial como quinto productor de alimentos a escala global y poder aumentar las cantidades exportadas al país asiático.

Federico Chiapparrne