El tandilense se metió entre los ocho mejores del ATP 250 de Niza al vencer a Sam Querrey (38°) por 6-3 y 6-1 tras 55 minutos de partido, y mañana descansará a la espera de Leonardo Mayer (24°) o Lucas Pouille (91°).

La última vez que Pico había llegado tan lejos había sido dos meses atrás en Miami – lo eliminó Tomas Berdych (9°) – pero aquella vez primero debió ganar cuatro partidos, algo que en la temporada solo había conseguido en Buenos Aires, donde perdió la final con Rafael Nadal (4°). Solo en otra ocasión había hecho cuartos este año y había sido en Río de Janeiro.

El número 34 del mundo y octavo preclasificado cometió cuatro dobles faltas y tuvo solo un ace (tres consiguió el estadounidense), pero como tuvo 74% de efectividad con los puntos jugados con el primer saque, y su rival ganó solo el 27% de los puntos que jugó con el segundo golpe, el argentino se las arregló para tener ocho break points, de los cuales capitalizó cinco.

Aunque el primer set fue el más largo, allí Juan no desperdició sus dos break points, y además perdió solo cuatro puntos su saque. Fue en el segundo set donde perdió su servicio, pero ese juego fue el único que no se quedó en aquel parcial.

El historial entre estos quedó 4-1 con tres triunfos seguidos para Mónaco, pero el primero desde Paris-Bercy 2010 (aquel año también lo había vencido en la final de la Copa del Mundo por equipos). Contra el Yacaré tiene ventaja de 2-0, inclusive este año en los octavos de final de Buenos Aires, mientras que a Pouille le ganó el año pasado en la primera fase de Roland Garros.

En el Grand Slam francés que comenzará la próxima semana estará defendiendo puntos por segunda ronda, mientras que esta semana ya se aseguró sumar los que perderá luego de Düsseldorf 2014.

Mayer – que debutará en la segunda instancia por su rol de cuarto cabeza de serie – saldrá al court mañana a las 6hs contra el local de 21 años que fue semifinalista en Auckland y en cancha lenta viene de llegar a cuartos de final las últimas dos semanas pero en Challengers. Será el primer encuentro entre ambos. El correntino – que en Roland Garros llegó a tercera ronda – el año pasado llegó a cuartos de final, pero arrancando desde la clasificación.