Mónica Machuca es la docente de la Escuela Normal de Rosario de la Frontera, golpeada por la familia de una alumna que reprobó un examen. Macri la había mencionado en el discurso de apertura de sesiones ordinarias. Ella reflexionó que hay “contradicciones” en lo que dice.

El conflicto docente sigue teniendo un lugar central en los medios argentinos. Mientras los funcionarios del gobierno (Vidal y sus ministros) y los dirigentes de la burocracia sindical (Baradel y los líderes gremiales) discuten una salida que los beneficie políticamente a ambos, los docentes y alumnos siguen en el medio de la cuestión.

Una de ellas es Mónica, la maestra de la Escuela Normal de Rosario de la Frontera recientemente agredida por la familia de una alumna que reprobó un examen.

Ella fue consultada en el programa de Victor Hugo Moráles sobre el momento en que el presidente Mauricio Macri la mencionó en su discurso de apertura de las sesiones en el Congreso.

“Es una contradicción lo que dice el presidente, porque está pidiendo que se nos proteja y hayan leyes nos cuiden, pero por otro lado tenemos el problema este de la cuestión salarial. Es una contradicción entre el discurso y los hechos”, comenzó Mónica.

Luego, la docente continuó afirmado: “nosotros sentimos que en la docencia tenemos demasiadas exigencias, que cada vez son mayores, pero la retribución que tenemos de los padres, de la sociedad, de los medios, es poca. Por que para la sociedad en general el docente es el vago, el que no trabaja. Me gustaría que estén un día para ver todo lo que hacemos”.

Finalmente, fue consultada por el tema de los 60.000 voluntarios: “Me da vergüenza, yo no le quitaría el trabajo a ninguna persona, a ningún médico, sino que lo apoyaría en sus reclamos”.