La duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart, ha fallecido hoy en Sevilla, ha informado el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido. La muerte de la duquesa de Alba le ha llegado rodeada de sus hijos y de su marido, Alfonso Díez, en su residencia sevillana del palacio de Dueñas.

«Soy más bética que futbolera», solía decir la Duquesa de Alba, a quién le encantaba ser fotografiada con la bandera del club de sus amores. Siempre quedará para el recuerdo aquella imagen de la Doña Cayetana en el palco de honor del Vicente Calderón en la final de la Copa del Rey del 2005, queel Betis levantó ante Osasuna en la prórroga.

Además, era frecuente ver a la duquesa en el palco del Benito Villamarín. De hecho, el Betis le regaló a ella y a su marido, Alfonso Díez, dos abonos de la temporada 2011-12, como obsequio por su enlace.

Un día, tras una derrota del Betis en la temporada 2010-11, la duquesa fue preguntada a su llegada a Sevilla después de pasar unos días en Londres y su respuesta siempre fue recordada. “¡el Betis sólo gana cuando voy yo!», espetó con gracia haciendo reír a los presentes.

También la Duquesa ha sido una gran apasionada de la hípica, debido a su pasión por los caballos y a que su quinto hijo, Cayetano Martínez de Irujo, es jinete profesional. En un principio, según cuentan las crónicas sociales, era reacia a que su hijo se dedicara a la hípica pero finalmente la duquesa se convirtió en la mayor fan de Cayetano.

El tenis y Rafa Nadal también emocionaban a Doña Cayetana y no era extraño verla en los palcos de los mejores torneos del mundo.