Un hombre murió en el partido de Tres de Febrero luego de ser baleado en un intento de robo. En el hospital, su esposa se negó a hacer una transfusión sanguínea debido a su religión.

Nuevamente las tradiciones religiosas están en el centro de la escena. Esta vez, un Testigo de Jehová falleció tras negarse a recibir sangre de otra persona, puesto que su religión se lo impide.

Todo comenzó en el barrio Villa Pineral, en la casa de José Alberto López, de 57 años, que llegaba de trabajar. En el frente de la vivienda ubicada en Directorio al 3.200, López fue baleado por delincuentes que intentaron robarle el auto.

Tras la secuencia, el hombre fue trasladado de urgencia al hospital Ramón Carrillo de Ciudadela. Cuando los médicos se dispusieron a realizar una transfusión sanguínea, la esposa de López los detuvo y señaló que su marido es Testigo de Jehová, por lo que se negaba a realizar la acción. Luego, firmó un documento responsabilizándose por la acción. Minutos más tarde, el hombre falleció por las heridas de bala.

Esta mañana, el hermano de la víctima expresó su enojo por lo sucedido. Aseguró que la victima no pertenecía a la religión, sino su esposa.