La jueza Sandra Arroyo Salgado en una conferencia de prensa, brindó detalles de los resultados de las pericias de parte, en la causa por la muerte de su ex marido, el fiscal Alberto Nisman.

«Fue un hecho criminal de magintud», comenzó diciendo la mujer. La investigación sólo admite tres hipótesis: accidente, suicidio u homocidio. Descartamos absolutamente las dos primeras», señaló, en San Isidro.

El equipo interdisciplinario criminalístico forense concluyó que, la herida que provocó la muerte de Nisman fue una dislaceración y hemorragia meningoencefálica, producida por una disparo de arma de fuego, seguida de hemorragia.

El arma encontrada, Bersa calibre 22, presenta signos de haber sido disparada, fue el arma usada en el hecho.

Las pericias de barrido a los efectos de determinar partículas disparadas de plomo, realizadas en la sede de la policía científica y en el cuerpo de fiscales del ministerio público de Salta, dieron resultado negativo.

La pericia toxicológica demostró cafeína, en cantidades no determinables y alcohol compatible con una mínima ingesta o con la fermentación natural de alimentos ingeridos. Los trascendidos públicos que afirman que Nisman estaba alcoholizado al momento de su fallecimiento no son certeros.

«No existió espasmo cadavérico, hubo agonía». «Se dijo que presentaba espasmo en la mano derecha, sin embargo podemos afirmar con certeza que ese signo no existió», agregó Arroyo Salgado

«No podemos dar mayores detalles, para no poner en riesgo la investigación», comentó.

«Por todo lo que hasta aquí les dije, yo quiero transmitirles que entonces, Nisman no sufrió un accidente, Nisman no se suicidió y su muerte es un magnicidio de proporciones desconocidas, que merece respuesta de parte de las instituciones del Estado, y nuestro compromiso como familia es que se esclarezca», agregó.

Acá la tenés completa: