Los enfrentamientos entre narcotraficantes y policías en las favelas de Ciudad de Dios y La Maré dejaron solo en el fin de semana al menos 15 muertos, lo que obligó este lunes a que los comercios no abrieran y se suspendieran las clases.

Las últimas víctimas, cuatro presuntos traficantes, murieron este lunes en una operación de la policía militar y las tropas de choque en el complejo de La Maré, en la zona norte de Río.

Ciudad de Dios cobró otra vez protagonismo por los enfrentamientos que comenzaron el sábado y dejaron 11 muertos, cuatro de ellos miembros de la Policía Militar.

Las autoridades reforzaron la presencia policial en la favela, que este lunes amaneció con comercios inactivos y sin clases para unos 13.000 alumnos por el cierre de colegios y en un clima de tensión tras la tercera noche de tiroteos.

La policía investiga la caída del helicóptero que el sábado dejó 4 agentes muertos, y autoridades empezaron a escuchar los testimonios de los familiares de los 7 jóvenes cuyos cuerpos fueron encontrados entre la maleza, el domingo, algunos con signos de tortura y disparos en la cabeza.

Familiares de esos 7 hombres protestaron en el Instituto Médico Forense de Río de Janeiro, donde dieron por hecho que las muertes obedecieron a una «venganza» de la policía en respuesta a la caída del helicóptero.