Tenía una edad aproximada de 100 años y había pasado la mayor parte de su vida en cautiverio.

Los especialistas consideraban que Pepe tenía entre 60 y 70 años. Pero tras la autopsia comprobaron que alcanzaba una edad próxima a los cien años. Murió el pasado 22 de agosto, aparentemente por problemas de sobrepeso, en un centro especializado dentro Parque Nacional Galápagos (PNG), en la isla San Cristóbal, según confirmaron fuentes de la institución.

El animal había sido encontrado en 1940 por un grupo de pescadores y obsequiado a una familia de la región. Pero hacia 1959, con la creación del PNG, se decidió su traslado al centro de cuidado de animales donde permaneció hasta la fecha.

Las Islas Galápagos, declaradas  en 1978 Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO, deben su nombre, justamente, a las tortugas gigantes que las habitan. El archipiélago que conforma la región es reconocido por ser un laboratorio natural que dio inspiración al científico Charles Darwin para elaborar su teoría sobre la selección natural de las especies.