La Nasa anunció este jueves el hallazgo de un planeta que orbita en la zona habitable de una estrella similar al Sol, que podría albergar vida y tener algunas características parecidas a la Tierra.

El planeta, bautizado como Kepler-452b y calificado por la Nasa como «un primo, más grande y más viejo de la Tierra» por 1.500 millones de años, fue localizado por el telescopio espacial Kepler, durante la misión del mismo nombre, que es utilizado por la Nasa para analizar los cambios en la intensidad de la energía emitida por una estrella.

«Los exoplanetas, especialmente los de tamaño pequeño, similar al de la Tierra, pertenecían al mundo de la ciencia ficción hace apenas 21 años. Pero, actualmente, luego de miles de hallazgos, los astrónomos están a punto de descubrir algo con lo que las personas han soñado durante miles de años: otra Tierra», dijo la Nasa.

Jon Jenkins, jefe de análisis de datos de la misión Kepler, explicó que el planeta es un 60% más grande que la Tierra, por lo que la gravedad en su superficie sería dos veces a la de la nuestro planeta.

Además, indicó la Nasa, esa estrella es 4% más grande que el Sol y 10% más brillante. También hay muchas posibilidades de que sea rocoso, tiene una atmósfera espesa y podría tener agua en estado líquido que facilite la existencia de vida. Si el planeta es rocoso –y los científicos tienen razones para pensar que lo es — entonces podría estar en medio de un escenario terrible, ya que el calor de su moribunda estrella estaría evaporando los lagos y oceános.

«Si Kepler 542b es en efecto un planeta rocoso, su ubicación respecto a su estrella podría significar que está pasando por la peor fase de efecto invernadero de su historia climática», afirmó Doug Caldwell, científico de la misión Kepler de Seti (Search for Extraterrestrial Intelligence), un instituto que busca vida extraterrestre.

«La creciente energía de su envejecido sol podría estar calentando la superficie y evaporando cualquier océano que haya. El vapor de agua podría estar perdiéndose del planeta para siempre», añadió.

En conclusión, «Kepler 452b podría estar experimentando ahora lo que sufrirá la Tierra de aquí a 1.000 millones de años, a medida que el Sol envejezca y se vuelva más brillante».

De acuerdo con uno de los científicos que hace parte de esta misión, hasta ahora el Kepler-452b es el planeta que más se asemeja a la Tierra. Incluso la rotación alrededor de su estrella se da en 385 días.