La actriz secó sus lágrimas y comenzó una historia de amor con el abogado de Carmen Barbieri. Un cambio que se encuentra acompañado de escándalos.

De la preocupación a las críticas. Esa línea se sigue cuando se pone el ojo sobre lo que acontece  en la vida de Nazarena Vélez, quien cambió el llanto por los escándalos. Recién llegada a nuestro país, luego de unas mini vacaciones en Miami, la actriz cuestionó las devoluciones que recibió por el notable cambio que efectuó en los últimos meses.

«Cada uno vive y procesa el dolor como puede. No tengo nada que ocultar, Gonzalo (Gamarra) es mi pareja. No entiendo por qué tanto problema. Estuve un año tirada en la cama como una perra, viendo como mi familia me pedía de rodillas que me levante de la cama. Y ahora que me ven contenta, lo toman mal”,  le señaló a un cronista del ciclo AM.

Más tarde, en comunicación con el ciclo Nosotros al mediodía, la actriz lamentó que juzguen su recuperación. Nuevamente hizo foco en su nueva relación, afirmando que significa que el dolor abandonó su vida: “A Fabián no lo olvidé de un año para el otro. Lo lloro todos los días y lo necesito todos los días a mi marido».

A la ex Leonas le había llovido críticas cuando trascendieron imágenes y versiones de su escapada romántica con Gamarra.  Si bien llamó la atención su nueva relación (La aparición de Gamarra fue algo sorpresiva. Las fichas estaban sobre Marcelo Cosentino), tuvo más peso la conducta que presentó Nazarena durante sus vacaciones: Tras un topless en la playa, le llegó un segundo en los pasillos del hotel donde se hospedaba con su novio. Motivo por el cual fueron expulsados del lugar.

Después, Nazarena volvió a escandalizar cuando insultó a gritos al personal de otro hotel, donde se había instalado luego de abandonar a – también a gritos- un departamento que había alquilado para estar junto a su nueva pareja.

Otras de las críticas que recibió fueron por no llevar a su hijo Thiago (4) en el viaje. El pequeño había quedado al cuidado de una empleada, despertando fuertes cuestionamientos por parte de algunos medios.

“Me aleje de Titi, de Barbi y de Gonzalito fue para no lastimarlos, para que no me vieran arrastrada llorando en la Iglesia, pidiéndole al cura paz para poder seguir laburando y seguir cumpliendo mi rol de madre», aseguró  Nazarena, quien pronto estaría ingresando a Bailando 2015.