El servicio de streaming llevó al mundo – salvo Estados Unidos y Canadá donde sale por la TV convencional – los episodios estrenos de la versión estadounidense de la serie francesa “Les Revenants”. Desde el diez de marzo salen todos los martes, un día después que en Norteamérica.

El show es adaptado por Carlton Cuse, quien fue productor de “Lost” y “Bates Motel”. La historia, al igual que su predecesora gala – que se basa en la película de 2004 “They came back” – trata sobre unas personas que unos años después de haber muerto, reaparecen sin saber de su deceso y se sorprenden con una realidad muy distinta a la que dejaron.

El primer caso es el de una chica que falleció cuando calló el micro escolar en el que viajaba con sus compañeros, y al volver a casa sus padres están divorciados y lo peor de todo es que su hermana gemela ya es cuatro años mayor.

Luego van apareciendo otros personajes, como un muchacho que murió el día de su boda y se encuentra con su prometida con su hija que no conoció pero casada con otro hombre. Y el personaje más interesante es el de un chico, que había aparecido el día del accidente del micro pero no ha crecido, aparentando ser una especia de ángel de la muerte o algo parecido.

Por más interesante que pueda ser la trama y el agregado que la serie francesa ganó un Emmy Internacional  (tendrá una nueva temporada este año luego de lo que se vio en 2012), es inevitable la comparación con “Resurrection” que dio Universal, donde también algunas personas resucitaban luego de varios años muertos (ahí eran décadas cuando ahora son solo un par de años), siendo las conspiraciones del gobierno lo único que no se repite.

En la producción trabajan otros que también colaboraron en “Bates Motel”, “Lost” y “The Strain”. Entre las caras más conocidas están Mark Pelegrino de “Revolution” y Sandrine Holt de “House of Cards”. El primer episodio, que fue visto por un millón y medio de personas por A&E, fue dirigido por Keith Gordon, quien trabajó en “The Killing”, “Dexter”, “Masters of Sex”, “The Leftovers”, “The Strain”, “Nurse Jackie” y “Homeland”, y esta vez eligió unos originales planos cerrados y con la cámara torcida para contar la historia.