Tarde pero seguro, te traemos el resumen de una quinta semana de la NFL, donde los únicos invictos que quedaban, Arizona y Cincinnati, perdieron duramente sus respectivos juegos. Además, se volvió a ver un gran nivel de Seattle en su visita a Washington, mientras que Nueva Orleans recuperó algo de terreno venciendo en tiempo extra a Tampa Bay.

La NFL disputó una gran semana, que comenzó el jueves 2, con la victoria apabullante de Green Bay sobre Minnesota. Estos últimos se vieron sorprendidos por el gran nivel de juego de los Packers, sobre todo de su mariscal, Aaron Rodgers que lanzó tres pases para Touchdown y asegurar la victoria de los locales, por 42-10.

La fecha continuó el domingo, con dos partidos muy cerrados que fueron a tiempo extra. El más parejo fue el de Dallas ante Houston. Los cowboys lograron vencer a los Texans con un gol de campo, pateado por Dan Bayley, de 49 yardas en el tiempo extendido para asegurar el 20-17. Antes, Houston tuvo que remontar un resultado de 10 puntos en el último parcial para mandar el partido a esa instancia. Finalmente todo sería en vano.

El otro juego cerrado fue el que protagonizaron los Saints de Nueva Orleans y Tampa Bay. Los Bucaneros parecían haber asegurado el marcador al inicio del cuarto periodo. Sin embargo, los Santos lograron una remontada 11 puntos, que incluyó un Safety, una conversión de dos puntos fallada y un gol de campo de 44 yardas. Finalmente, ya en el tiempo extra, Khiry Robinson se metió en la zona de anotación tras acarrear 18 yardas el balón. Gran victoria de New Orleans, que logra recuperar el terreno perdido.

En cuanto a los equipos que venían invictos, ambos perdieron la racha ideal esta semana. Arizona sufrió una dura caída ante los subcampeones, Denver Broncos, por 43-20. Con dos touchdowns y un gol de campo, los locales liquidaron el pleito en el último cuarto.

Por el lado de Cincinatti, también fueron vapuleados por otra gran franquicia: los Patriotas de New England. Estos últimos, también se dieron un festival, venciendo a la defensiva de los Bengals y cortándoles la racha con un contundente 43-17.

Para finalizar, queda destacar la gran actuación del mariscal de campo de Seattle, Russel Wilson (foto), en la victoria de los Seahawks, últimos campeones, ante Washington, en territorio de los Redskins. Es que Wilson no sólo se dedicó a dar pases dos pases de touchdowns, sino que también marcó uno propio y sumó 122 yardas acarreando el balón. La victoria 27-17 de los Seahawks se debe, en gran parte, a la diversidad de opciones que da a su director en jefe, que puede contar tanto con sus pases, como con su velocidad y agilidad en tierra.