El japonés se impuso ante el estadounidense por 4-6, 6-4 y 6-4 en el ATP 500 sobre superficie dura. Obtuvo el tercer título en esta temporada y sumó el décimo en su carrera, el octavo sobre cemento.

El japonés Nishikori, entrenado por el argentino Dante Bottini, es uno de los mejores jugadores en la actualidad y las superficies rápidas son una de sus predilectas en el circuito, demostrando una vez más que es uno de los serios candidatos a volver a llegar a la final del US Open.

En el primer set Kei Nishikori, 5° en el ranking y segundo preclasificado, no pudo parar la potencia en el servicio de John Isner (18° y octavo favorito), que a bases de aces (6 en el parcial y 18 en total) dominó el partido y quebró en su segunda oportunidad a favor ganando por 6-4.

Al siguiente parcial el cotejó fue parejo hasta que el oriental logró arrebatarle el saque al oponente (11 errores no forzados) en el sexto game, siendo una maquina desde el fondo (100% de primeros servicios ganados) y así conservar la ventaja igualando el duelo 6-4.

El japonés de 25 años que había perdido este año en el único enfrentamiento que tuvo con el  tenista local (Master 1000 de Miami), continuó con un juego solido en sus devoluciones, quebrando en el tercer game y así poder llevarse el partido por 6-4 tras una hora y 54 minutos de duelo.

Nishikori se quedó con el tercer título de la temporada (Barcelona y Memphis), sumando el decimó certamen en su carrera (8 sobre cemento) con un récord de 10-5 en finales. Isner por su parte no pudo cortar con una racha de ocho años sin que un estadounidense levante el torneo de Washington (el último fue Andy Roddick en 2007 justamente ante Isner) que repartió 1.508.815 dólares en premios.