El japonés superó al sudafricano Kevin Anderson por un doble 6-4 y se quedó con el ATP 250 sobre superficie dura estadounidense. Ganó su primer título en la temporada y sumó el octavo en su carrera, ganando este torneo por tercera vez consecutiva.

El ascenso de Kei Nishikori en la elite del tenis no es casualidad y mucho tiene que ver su entrenador argentino Dante Bottini que lo convenció de tener un juego agresivo, mezclado con una mentalidad ganadora que hoy se vio en reflejada en la final.

Nishikori, quinto del ranking y máximo favorito, enfrentaba por primera vez a Anderson (15°) por lo cual en el primer set soportó bien las bombas en el servicio del rival                y quebró en dos ocasiones para adelantarse 6-4.

En el siguiente parcial la tendencia continuó pero el oriental se afianzó con su saque ganando el 100% de primeros servicios (11), y a la vez no le dio ningún break al oponente, quebrando en la única ocasión que dispuso para ganar 6-4 tras una hora y 15 minutos de partido.

Así el japonés de 25 años ganó el primer título de la temporada, alcanzando por tercera vez seguida este certamen (2013 a Feliciano López y 2014 a Ivo Karlovic) y sumando el octavo en su carrera con un récord de 8-4 en finales. El torneo estadounidense repartió 585.870 dólares en premios.