El tenista local venció al canadiense Raonic por 7-6(5), 4-6 y 6-4 en el ATP 500 sobre superficie dura japonés. Logró el cuarto trofeo en el año y el séptimo en su carrera, quedando muy cerca de clasificarse al Masters.

Kei Nishikori continua imparable luego de alcanzar la final en el US Open y se quedó con su segundo título por segunda semana seguida, demostrando que es uno de los mejores hoy por hoy en superficies rápidas.

En el primer set tanto Nishikori, 7º en el ranking y cuarto favorito, como Milos Raonic (8º y tercer preclasificado), se mostraron firmes desde sus servicios y definieron en tie-break donde el local se lo llevó ajustadamente 7-5.

El duelo continuó parejo en el siguiente parcial pero el canadiense sacó diferencia desde su saque (22 aces contra 1 del rival) y le arrebató el saque cuando sacaba 4-4, para igualar tras ganar 6-4.

El japonés de 24 años aceleró sus golpes con mayor agresividad sobre su oponente, apretando cuando Raonic sacaba 4-5, y pudo quebrar por primera vez, ganándole 6-4 tras dos horas y 15 minutos de partido.

Así Nishikori dejó el historial 4-1 frente a Raonic que perdió por tercera vez consecutiva la final en Tokio, donde ya había caído en la final de 2012 frente a este mismo rival. El japonés obtuvo el cuarto título del año (Memphis, Barcelona y Kuala Lumpur) y el séptimo en su carrera con un record de 7-4 en finales (solo uno sobre Arcilla)

Quedó quinto en la carrera de campeones  para el Masters de Londres con 4.255 puntos, muy cerca de Stanislas Wawrinka (4.795), además de desembolsar 1.228.825 de dólares en premios del torneo de la capital japonesa.