La compañía nipona de videojuegos dejará de vender sus consolas y los títulos para las mismas en el país vecino. La decisión se llevará a cabo debido los altos aranceles a la importación y a que la empresa no realizó ningún operativo para fabricarlos dentro de la tierra carioca.

Nintendo cortó la distribución de consolas y videojuegos de su firma en Brasil. Según comunicó el director y gerente general para América Latina de la compañía,  Bill van Zyll, la medida se debió a «los desafíos en el ambiente local».

Esto puede traducirse en dos aspectos económicos, los altos aranceles a la importación y a los continuos movimientos de mercado del país. Sin embargo, no se mostró ningún tipo de iniciativa desde la empresa para trasladar una planta de producción en la zona.

Por su parte,  Juegos de Video Latinoamérica (GmbH) seguirá siendo la representante de Nintendo en el resto de la región. Además quienes posean un equipo de la compañía podrán seguir comprando juegos descargables a través de Nintendo eShop .