El conjunto Alemán no le dio chances al Benfica y, con una goleada, avanzó a los cuartos de final de la Champions.

El partido de ida había sido derrota para los Germanos, pero dejando una muy buena imagen. Muchas situaciones de gol, y convirtiendo en figura al arquero del elenco Portugués, incluso, el mismo, le tapó un penal a Aubameyang. El partido de vuelta, disputado en el Iduna Park, fue prácticamente un monologo de equipo que usualmente luce camiseta amarilla y, justamente, el delantero nacido en Gabón, se despachó con tres (3) goles.

De entrada, a pocos minutos de empezado el encuentro, marcó el primero, dejando así, la serie igualada, cono todo el partido por delante.

El visitante, solo atinaba a intentar defender, y aspiraba a una contra, o alguna pelota parada. Así fue como tuvo una de sus únicas chances. Centro, y Luisao con su metro noventa (y un poquito mas también) metió un cabezaso que contuvo muy bien el arquero.

El segundo tiempo fue mas de lo mismo, y se acentuó cuando llegó el segundo del Dortmund, a través, de Pulisic. El encuentro parecía tener un solo equipo. Shmelzer dejaba un surco sobre la banda izquierda, y de esta manera, apareció el tercero, que daba la idea de que la serie estaba definida. El lateral zurdo recibió bien abierto, desbodó, y la metió al centro del área para que Aubameyang, solo tuviera que empujarla al fondo de la red.

Por el otro costado, Eric Durm no se quedaba atrás. Fue el diestro quien asistió al delantero para una nueva conquistar, 4 a 0, paliza, y el pase de fase.

Un día marcado a fuego por la histórica goleada del Barcelona, pero en otra parte del mundo, hubo un equipo que, aunque en una situación menos extrema y compleja,  remontó un resultado.

Viviendo a la sombra de las grandes potencias, trata de hacerse su lugar (ya lo ha conseguido) a fuerza de un juego vistoso, agresivo, y mas que agradable a la vista.

Borussia Dortmund, también está en los cuartos de final de la competencia mas importante de Europa.

Federico Campos