El «no» a la independencia de Escocia se ha impuesto en los distritos electorales, y Escocia no se va.

En total, el «no» a la secesión aventajó al «sí» en un 54,82% frente al 45,18%, si bien el número de votos es muy pequeño, alrededor de 140.000, cuando el censo electoral en Escocia era de casi 4,3 millones de personas.

La participación en el referéndum de independencia fue de alrededor del 85%, en niveles récord, según estimaciones de la cadena pública BBC.