Según estimaciones del Ministerio Público de la Nación, en el banquete de Nochebuena se llega a consumir entre 8.000 y 10.000 calorías, lo que equivale a lo que se ingiere en 4 ó 5 días. El exceso generalmente tiene sus consecuencias, puede generar descompensaciones, sobre todo en personas que presenten enfermedades previas como diabetes, hipertensión y colesterol elevado, entre otras.

“Pensar en menús menos calóricos, que incorporen frutas y verduras de estación y se adecuen a la época del año es una buena opción”, indicó Jaime Lazovski, secretario de Promoción y Programas Sanitarios de la cartera sanitaria nacional.

Es por eso que desde Salud recomiendan consumir porciones moderadas, limitar las bebidas azucaradas y con alcohol e incorporar opciones que tengan frutas y verduras de estación. “Cuando hay muchas alternativas de platos en la mesa, las personas se predisponen a comer de más, al ver un plato diferente vamos a tener ganas de seguir comiendo”, explicó Emilia Barrionuevo, nutricionista del Plan Nacional Argentina Saludable.

En cuanto a las sobremesas dulces, los especialistas sostienen que el pan dulce, el budín, la garrapiñada y las almendras con chocolate son opciones que contienen muchas calorías. Por lo tanto recomiendan que para el postre se elaboren ensaladas o pinchos de frutas y elegir entre un puñado de frutas secas o un cuarto de tableta de turrón.

Las bebidas con alcohol también contienen calorías, por ello su consumo debe ser moderado y reservarlas para el momento del brindis. “Una buena estrategia es agregar hielo a su copa y tener un vaso adicional de agua, soda o jugo light, para intercalar con la ingesta de la bebida alcohólica”, comentó Barrionuevo.