El monumento está siendo remodelado con una nueva pintura que destacará más sus inscripciones grabadas y mantendrá un color unificado. Será resistente a los grafittis y es 100% lavable.

El Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, ya inició las tareas de pintura del Obelisco, que se extenderán durante los próximos treinta días. Se utilizará una pintura antivandálica especialmente diseñada para evitar el daño de graffitis y pintadas.

El material – acrílico al agua, flexible e impermeabilizante-, servirá para destacar su tono unificado y remarcar las inscripciones de los muros.También se pintará la reja perimetral que lo proteje, inversión que asciende a 550 mil pesos.

Es la primera vez que se pinta el monumento de punta a punta. Las últimas tareas de mantenimiento fueron realizadas en diciembre pasado en donde se efectuó una pintura parcial de la base, en una franja de unos tres metros de altura.